La doma natural o manejo natural del caballo tiene en cuenta la comprensión sobre la naturaleza del caballo, está basada en la etología equina, en el estudio científico del comportamiento del caballo en su hábitat natural. Necesitamos saber cómo piensa y actúa en su hábitat para entenderlo y comunicarnos de forma efectiva. Mediante este conocimiento, experiencia y mucha sensibilidad podemos establecer una relación con los caballos basada en la confianza, respeto, comunicación y cooperación.
 
Otro de los aspectos a tener en cuenta es cómo percibe el caballo el mundo a través de sus órganos sensoriales, pues entenderemos por qué y cómo reacciona en algunas ocasiones. Una de las principales diferencias es la visión y su extremada sensibilidad.
 
Todo esto e infinidad de detalles más es lo que hace del caballo un animal único, y del que podemos aprender infinidad de cosas trasladables al mundo de las personas y a nuestro crecimiento personal.



 

Nuestro curso busca capacitar a todas aquellas personas relacionadas con pacientes que tengan capacidades diferentes y con la equitación, para que conozcan sus técnicas y procedimientos y así crear nuevos centros de equinoterapia en el país.
 
Este curso está dirigido a padres y/o tutores de personas con retos especiales, médicos con especialidades afines al tratamiento de pacientes discapacitados, maestros de educación especial, fisioterapeutas, kinesiólogos y público en general.
 
Para tomar el curso no se requieren conocimientos médicos o de equitación, basta con el deseo de ayudar.



 

Para poder llevar una vida satisfactoria es imprescindible el manejo de las emociones, -conocerlas, aprender a vivir con ellas sobretodo reconocer cuando son benéficas y cuando no-. El manejo de ellas consiste en controlarlas cuando se siente que se están desbocando. Buscar la manera de aprender a razonar y pensar en los momentos que se siente que se quiere reaccionar a situaciones emotivamente.
 
Los caballos nos ayudan a tomar conciencia sobre nosotros mismos con mayor claridad y rapidez, siendo el primer paso de cualquier proceso de cambio. Gracias a su sensibilidad unida a sus cualidades nos proporcionan un aprendizaje vivencia y único.